Leyenda del Cristo del Pasadizo Cuenca

Aquí os dejamos la Leyenda del Cristo del Pasadizo que no te puedes perder si vas a visitar Cuenca. Cabe decir que esta leyenda de Cuenca está sacada del cartel que se encuentra en el pasadizo.

Julián es un apuesto mozo de familia humilde que se gana honradamente la vida como jornalero. Sin embargo, ha cometido un grave error: enamorarse perdidamente de la bella Angustias.

Todas las tardes, después del trabajo, acude a la reja para cortejarla. En los ratos de comunicación, sueñan con su futuro hogar y en la felicidad que mutuamente se proporcionarán.

Los padres de Angustias no están muy de acuerdo con los proyectos de los jóvenes, pues, aunque aprecian a Julián por sus virtudes y cualidades, sin embargo, no pueden permitir que su hija descienda de posición social y casarse con un pobre menestral.

Por aquel entonces, llega a Cuenca un emisario real para hacer leva de soldados con destino a las guerras de Italia. Julián no lo piensa dos veces ya que es una buena ocasión para hacer fortuna, y, pensando en su futuro hogar, se alista en el ejército.

La noche antes de partir, Julián e Angustias, de rodillas ante el Cristo del Pasadizo, se juran fidelidad en la espera. Ninguno de los dos pensará en casarse con otro mientras no tenga la certeza de la muerte del amado.

Angustias queda muy triste y apenada. Pasan los meses, y aunque de tarde en tarde Julián manda noticias, a la bella Angustias la espera se le hace larga y aburrida; pretendientes no le faltan. Al fin cede a los requerimientos de Lesmes. La madre reprende la ligereza de Angustias , pero ésta prefiere aun Lesmes que la “arrulla” y le hace vivir de ilusión, que a un Julián lejano y sujeto a los peligros de la guerra.

Han pasado dos años. Julián vuelve a Cuenca cargado de laureles y con un porvenir abierto en la carreta de las armas. Nada ha comunicado a Angustias, para que la grata sorpresa sea mayor.

Por la noche, y a la hora de costumbre, acude a la cita en la reja; juntos darán gracias al Cristo del Pasadizo por haberle devuelto sano y salvo y con un porvenir esperanzador.

El asombro de Julián es enorme al encontrar su puesto de la reja ocupado por otro pretendiente; dejándose llevar por la ira, se lanza espada en mano contra el felón usurpador de su amor. Lesmes se defiende, y usando arteras mañas lleva a Julián hacia un escalón de la calle, donde éste, inadvertidamente, pierde pie y cae. Lesmes aprovecha y atraviesa a Julián con su espada.

Angustias, desde su reja, ha pedido auxilio desesperadamente. Acude la ronda en el momento en que Julián se desploma exánime. Lesmes intenta huir, más se ve acorralado; sube a las almenas del Camino de la Ronda para, desde allí, probar el salto al camino inferior, pero cae con tan mala fortuna que se desnuca.

Angustias, culpable de perjurio y causante de la muerte de dos hombres, se recluye en el convento de las “Petras” para hacer penitencia de sus pecados y rogar por la salvación eterna de aquellos cuya muerte causó”.

Si te ha gustado la Leyenda del Cristo del Pasadizo, no puedes perderte nuestro post de que ver en Cuenca en un día.

MEET OUR TRAVEL ¿VIAJAS CON NOSOTROS?

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario!
Please enter your name here

Responsable: Meet Our Travel.
Finalidad: Atender su solicitud y enviarle comunicaciones comerciales.
Legitimación: Ejecución de un contrato. Consentimiento del interesado.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, indicados en la información adicional, que puede ejercer dirigiéndose a la dirección del responsable del tratamiento.
Procedencia: El propio interesado.